Uno de cada cuatro adultos británicos toma medicamentos adictivos



Una revisión de Public Health England (PHE), ordenada por el gobierno, determinó que cientos de miles de personas en Inglaterra se están enganchando a los medicamentos recetados. Los datos fueron el resultado del análisis en el uso de analgésicos fuertes, antidepresivos y pastillas para dormir.

En total, una cuarta parte de los adultos ingleses hace uso de estas medicinas. También se reveló que, a finales de marzo del 2018, la mitad de las personas usuarias de estos medicamentos había estado tomándolos durante al menos 12 meses. Los funcionarios de salud señalan que el uso a largo plazo no está justificado. Además, esto es una señal de la dependencia que causa en algunos pacientes.

El Secretario de Salud, Matt Hancock, mostró su inquietud ante estos resultados. “Estoy increíblemente preocupado por esta nueva evidencia sobre el impacto que está teniendo la medicalización en las personas de todo el país”. Los inquietantes hallazgos del informe demuestran que estamos en una crisis de sobremedicación. Asimismo agregó que “me niego a permitir que esto aumente al nivel visto en Estados Unidos. Esta revisión es un toque de atención, y ya hemos tomado medidas para abordar este problema. Para ser claros: todo el sistema de atención de salud ahora estará involucrado en asegurarnos de poner fin a esto de una vez por todas”.

Se necesitan tratamientos alternativos que ayuden a los pacientes

La revisión muestra que a los pacientes que luchan con ansiedad, insomnio, dolor y depresión se les debería ofrecer alternativas a la medicación. Esto podría incluir terapias de conversación o “prescripción social” de actividades como el ejercicio o unirse a un coro, dijeron las autoridades.

El director médico de Public Health England -PHE-, Paul Cosford, mostró su preocupación. “Estos medicamentos tienen muchos usos clínicos. También pueden marcar una gran diferencia en la calidad de vida de las personas”. Del mismo modo señaló que hubo demasiados casos en los que los pacientes los usaron por más tiempo de lo que “clínicamente” apropiado. Es ahí donde los medicamentos “habrían dejado de funcionar de manera efectiva o donde los riesgos podrían superar los beneficios”. Asimismo, agregó que “necesitamos asegurarnos de que las personas reciban ayuda para acceder a tratamientos alternativos”.

Por su parte, la profesora Helen Stokes-Lampard, del Royal College of GP, dijo que “los médicos no quieren recetar medicamentos a largo plazo a menos que sea esencial. Asimismo, la mayoría de los pacientes no quieren tomar medicamentos durante periodos largos. Sin embargo, siempre habrá algunos pacientes para los que la medicación es lo único que ayuda“.

Desde NHS England manifestaron que se está invirtiendo en servicios como terapias para hablar y prescripción social. Mientras, PHE insta a los pacientes a “hablar con su médico de cabecera para revisar el uso de estos medicamentos y buscar soluciones alternativas”.

Origen: Uno de cada cuatro adultos británicos toma medicamentos adictivos | El Ibérico