Las estatinas solo prolongarían la esperanza de vida unos días



Historia en Breve

  • Una revisión sistemática del 2015 sobre los ensayos con estatinas encontró que: en los ensayos de prevención primaria, el promedio de postergación de la muerte era de solo 3.2 días; en los ensayos de prevención secundaria, la muerte se postergó 4.1 días
  • Una revisión del 2018 presentó evidencia sustancial que los niveles de colesterol total y colesterol LDL no eran un indicio de riesgo de enfermedades cardíacas y, que el tratamiento con estatinas, era un “beneficio dudoso” como una medida de prevención primaria
  • Las tácticas utilizadas en los estudios con estatinas para exagerar los beneficios incluyen: la exclusión de ensayos fallidos y selección de datos; así como ignorar el resultado más importante (prolongación de la esperanza de vida) y el uso de una herramienta estadística llamada ‘menor riesgo relativo’ para amplificar los efectos triviales
  • Si observa el riesgo absoluto, las estatinas solo benefician al 1 % de los participantes tratados. Por cada 100 personas tratadas con estatinas durante cinco años, una persona tendrá un ataque cardíaco menos
  • Los ensayos con estatinas minimizan los riesgos al utilizar un período de preinclusión. Los participantes reciben el medicamento durante algunas semanas; después de esto, aquellos que padecen efectos adversos simplemente se excluyen, lo que reduce la frecuencia percibida y gravedad de los efectos secundarios

Los investigadores han fallado reiteradamente en encontrar evidencia de que el colesterol alto es un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular. De hecho, hay muchas pruebas que sugieren que los niveles de colesterol más altos en realidad podrían ser más saludables que los niveles más bajos.

Como he expuesto en muchos artículos anteriores, hay tres factores (hasta cierto punto interrelacionados) que tienen una influencia mucho mayor en el riesgo de enfermedad cardiovascular (CVD), que son:

Los niveles elevados de hierro contribuirán de forma significativa a la inflamación, pero incluso si son normales, la inflamación crónica puede ser causada por una amplia variedad de factores, comenzando por su alimentación.

De igual manera, su alimentación es el factor clave en juego, cuando se trata de los niveles de insulina, y puede agravar los efectos causados por los niveles excesivos de hierro.

Por desgracia, estos factores principales rara vez son el foco de la prevención y tratamiento de las CVD en la medicina convencional. En cambio, las estatinas (medicamentos para reducir el colesterol) son la primera línea de defensa, y esto a pesar de los muchos estudios que demuestran que el colesterol no es parte del problema.

Hallazgo revelador: las estatinas pueden prolongar la vida alrededor de tres días

Una revisión sistemática publicada en 2015 que merece recibir mucha más atención de la que ha captado, evaluó la capacidad de las estatinas para posponer la muerte y mejorar las tasas de mortalidad. En la revisión se incluyeron 11 ensayos con estatinas con un seguimiento entre 2 y 6.1 años.

En los ensayos de prevención primaria (es decir, estudios en los que se utilizaron estatinas como prevención primaria para la CVD), la muerte se pospuso entre 5 días negativos (lo que significa que murieron cinco días antes que el grupo de control) y 19 días.

En los ensayos de prevención secundaria, la muerte se pospuso entre 10 días y 27 días negativos. El promedio de postergación de la muerte en los ensayos de prevención primaria fue de 3.2 días y en los ensayos de prevención secundaria de 4.1 días.

Este es un hallazgo realmente sorprendente, si consideramos que las personas toman estatinas no solo durante años, sino hasta por décadas, y el hecho de que estos medicamentos están relacionados con una amplia variedad de efectos secundarios graves que pueden diezmar la calidad de vida.

Revisión científica declara que las afirmaciones sobre las estatinas son exageradas

En septiembre de 2018 se publicó otra revisión más reciente igualmente interesante en Expert Review of Clinical Pharmacology. Esta identificó fallas significativas en tres estudios recientes “publicados por los defensores de las estatinas” que intentaban “validar el dogma actual”.

Un artículo presentó pruebas sustanciales de que los niveles de las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y colesterol total no eran un indicio de riesgo de enfermedades cardíacas, y que el tratamiento con estatinas era un “beneficio dudoso”, como medida de prevención primaria.

El documento también detalla las tácticas utilizadas en los estudios de estatinas para exagerar los beneficios. Por ejemplo:

Excluyen los ensayos fallidos en los que las estatinas no tuvieron o tuvieron un impacto negativo en el riesgo o mortalidad por CVD

Utilizan “evidencia” que no es una verdadera respuesta de exposición

Escogen datos de forma cuidadosa, que respaldan la conclusión del beneficio

Ignoran el resultado más importante; es decir, mayor esperanza de vida

Utilizan una herramienta estadística llamada menor riesgo relativo para amplificar los efectos triviales, esto también se abordó más directamente en un informe de 2015 titulado “How Statistical Deception Created the Appearance That Statins Are Safe and Effective in Primary and secondary Prevention of Cardiovascular Disease”.

Aquí, los autores señalan que, si observa el riesgo absoluto, los medicamentos con estatinas benefician solo al “1% de los participantes tratados”. Esto significa que, por cada 100 personas tratadas con los medicamentos durante cinco años, una persona tendrá un ataque cardíaco menos.

Según los autores de la revisión del 2018:

“Durante algunos años, muchos investigadores han cuestionado los resultados de los ensayos con estatinas porque se les ha denegado el acceso a los datos primarios.

De 2004 a 2005, las autoridades sanitarias de Europa y los Estados Unidos introdujeron un nuevo Reglamento de ensayos clínicos, que especificaba que todos los datos de los ensayos debían hacerse públicos. Desde 2005, prácticamente ya no se han realizado declaraciones sobre los beneficios de los ensayos con estatinas”.

Cómo los estudios con estatinas minimizan la aparición de efectos secundarios

El artículo de Expert Review of Clinical Pharmacology también señala que los ensayos con estatinas minimizan los riesgos por medio del uso de un período de prueba.

En esencia, los participantes reciben el medicamento durante algunas semanas, después de eso, quienes padecen efectos adversos simplemente son excluidos. No hace falta decir que, esto reduce de forma automática el número de efectos secundarios percibidos.

En realidad, los efectos secundarios graves pueden afectar del 20 % al 50 % de los usuarios de estatinas. Además, el daño muscular es un efecto secundario mucho más común de lo que afirman la mayoría de los estudios sobre estatinas.

Los autores citan un estudio en el que se produjo miopatía en solo el 0.01% de las personas que llevaron el tratamiento. Sin embargo, la miopatía se definió como tener niveles de creatina quinasa “superiores a 10 veces más de lo normal”, señalan los autores.

Mientras tanto, otra investigación que analizó las biopsias musculares encontró que los pacientes con niveles normales de creatina quinasa, que padecían síntomas musculares, presentaban signos microscópicos de miopatía.

“Cuando los pacientes interrumpieron el tratamiento, sus síntomas desaparecieron y las biopsias repetidas mostraron la resolución de los cambios patológicos”, señalaron los autores, y agregaron que:

“También, es válido rechazar la frecuente aparición de problemas musculares con el argumento de que los síntomas musculares son efectos nocebo.

En un estudio en el que participaron 22 atletas profesionales tratados con estatinas, los autores informaron que 17 (77 %) de los atletas terminaron el tratamiento debido a síntomas musculares, que desaparecieron unos días o semanas después de abstener de utilizar medicamentos.

Probablemente, la explicación de los efectos musculares adversos inducidos por las estatinas es que el tratamiento con estatinas no solo bloquea la producción de colesterol, sino que también bloquea la producción de diversas moléculas importantes; por ejemplo, la coenzima Q10, que es indispensable para la producción de energía.

Como la mayor parte de la energía se produce en las células musculares, incluyendo las células cardíacas, el uso extendido del tratamiento con estatinas puede explicar las epidemias de insuficiencia cardíaca que se han observado en muchos países”.

Otro estudio publicado en 2011 respalda estas afirmaciones, al concluir que el tratamiento con estatinas que dura más de dos años puede causar “daño definitivo en los nervios periféricos”.

Un estudio publicado en la edición de agosto de 2019 de JACC: Basic to Translational Science presenta un nuevo mecanismo de miopatía inducida por estatinas. En resumen, los datos sugieren que el tratamiento con estatinas puede ocasionar que el calcio se escape de las células musculares.

Como explica el sitio web Science Daily, “en circunstancias normales, la liberación coordinada de calcio de estas reservas puede ocasionar que los músculos se contraigan. Las filtraciones de calcio sin regular pueden causar daño en las células musculares, lo que podría causar debilidad y dolor muscular”.

El uso de estatinas está relacionado con una amplia variedad de padecimientos

En su artículo Expert Review of Clinical Pharmacology, los autores también destacan la investigación que demuestra que el uso de estatinas está relacionado con diversas complicaciones de salud importantes, además de los problemas musculares:

“…Los estudios de casos y controles, así como los estudios transversales han demostrado que el uso de estatinas ocurre con mayor frecuencia entre pacientes con cataratas, pérdida auditiva, pensamientos suicidas, neuropatía periférica, depresión, enfermedad de Parkinson, cistitis intersticial, herpes zoster, impotencia, deterioro cognitivo y diabetes.

En algunos de estos estudios, los efectos secundarios desaparecieron con la interrupción de su uso, y se agravaban con la reexposición.

Como el colesterol es una sustancia vital para la renovación de todas las células, y dado que las estatinas también pueden bloquear la producción de otras moléculas necesarias para la función celular normal, no es sorprendente que el tratamiento con estatinas pueda provocar efectos secundarios en muchos órganos diferentes”.

Otras razones para evitar las estatinas

El hecho científico es que, además de ser una “pérdida de tiempo” y ser inútiles para disminuir la mortalidad, las estatinas también vienen con una larga lista de posibles efectos secundarios y problemas clínicos. Es importante destacar que las estatinas:

1. Agotan los niveles corporales de la CoQ10. Las estatinas bloquean la HMG-CoA reductasa en el hígado, que es la forma en que disminuyen los niveles de colesterol. Pero, esta también es la misma enzima que produce CoQ10, que es un nutriente mitocondrial esencial que facilita la producción de ATP.

2. Inhibe la síntesis de la vitamina K2, un elemento que protege las arterias de la calcificación.

3. Debido a los puntos 2 y 3, las estatinas elevan el riesgo de otras enfermedades graves. Además de los padecimientos que ya mencioné, también pueden elevar el riesgo de:

a. Cáncer — La investigación ha demostrado que el uso a largo plazo de las estatinas (10 años o más) puede duplicar el riesgo de las mujeres de dos tipos principales de cáncer de mama, el carcinoma ductal invasivo y carcinoma lobular invasivo.

b. Diabetes — Se ha demostrado que las estatinas pueden elevar el riesgo de diabetes a través de diversos mecanismos diferentes, dos de los cuales incluyen aumentar la resistencia a la insulina y elevar los niveles de azúcar en la sangre. Según un estudio reciente, las estatinas duplican el riesgo de diabetes tipo 2 y triplican el riesgo cuando se toman durante más de dos años.

c. Disfunción cognitiva, daño neurológico y enfermedades neurodegenerativas, incluyendo la demencia vascular, enfermedad de Alzheimer y Parkinson.

d. Deterioro de la función cardíaca.

e. Menor fertilidad — Es importante destacar que las estatinas son un medicamento de la Categoría X, lo que significa que pueden causar defectos congénitos graves, por lo que nunca deben ser utilizados por una mujer embarazada o quienes planean un embarazo.

Las estatinas no benefician a los pacientes con enfermedades respiratorias

Además de disminuir los niveles de colesterol, al parecer las estatinas pueden aliviar la inflamación. Por esta razón, algunas veces las estatinas se utilizan en el tratamiento de padecimientos pulmonares, como la enfermedad pulmonar obstructiva y crónica (COPD).

Esto puede deberse a que las estatinas son un activador de Nrf2, y disminuyen el estrés oxidativo, así como la inflamación secundaria.

Sin embargo, aunque algunos estudios observacionales han demostrado posibles beneficios, una revisión sistemática de julio de 2019 realizada por Cochrane Database of Systematic Reviews no logró encontrar ningún beneficio significativo en este grupo de pacientes. La revisión tenía tres objetivos principales:

a. Para determinar si las estatinas disminuían las tasas de mortalidad en COPD

b. Para determinar si las estatinas disminuían la frecuencia de exacerbación, mejoraban la calidad de vida o función pulmonar en COPD

c. Para determinar si las estatinas estaban relacionadas con efectos adversos

La revisión incluyó ocho estudios controlados por placebo en el que participaron 1 323 personas con COPD, con una edad media de 61.4 a 72 años. Según los autores:

“En nuestros resultados primarios del número de exacerbaciones por persona-año, no encontramos diferencias estadísticamente significativas entre las estatinas y el placebo, incluyendo el número de exacerbaciones que requieren hospitalización por persona-año…

Nuestros resultados primarios de todas las causas de mortalidad y de la mortalidad específica por COPD no demostraron diferencias significativas entre las estatinas y el placebo, con amplios intervalos de confianza que sugieren incertidumbre sobre la precisión de los resultados…

Los resultados demuestran que no hay una clara diferencia en la calidad de vida, que se informó en tres ensayos…

Un pequeño número de ensayos que proporcionaron pruebas de baja calidad o moderada fueron adecuados para ser incluidos en esta revisión. Demostraron que el uso de estatinas dio como resultado menor CPR y IL-6, pero que esto no se tradujo en un beneficio clínico evidente en las personas con COPD”.

Tenga cuidado: Los medicamentos contra el colesterol de siguiente generación pueden ser igual de perjudiciales

Si bien, algunos de los peligros de las estatinas son cada vez más reconocidos, los peligros de los medicamentos para reducir los niveles de colesterol en general aún tratan de ocultarse conforme se presentan nuevos medicamentos.

Una clase de medicamentos para disminuir los niveles de colesterol de siguiente generación es la categoría de proproteína convertasa substilisina/kexina tipo 9 (PSCK9), también conocida como inhibidores PCSK9. Así como hay muchos medicamentos diferentes, dentro de la categoría de estatinas, hay muchos en la categoría PSCK9. Un ejemplo de ellos es Repatha.

La PCSK9 es una proteína que funciona con los receptores de LDL que regulan el LDL en el hígado y liberan este tipo de colesterol en la sangre. La función de los inhibidores es bloquear esa proteína, al disminuir los niveles de LDL que circulan.

Si bien, estos medicamentos se promocionan como la respuesta para quienes no pueden tolerar algunos de los efectos secundarios de las estatinas, como el dolor muscular intenso, ya que hay evidencia que sugiere que los inhibidores de PCSK9 pueden producir efectos neurocognitivos, y algunos pacientes experimentan confusión y déficit de atención.

Al final del día, si está preocupado por su salud cardíaca, sería prudente implementar cambios en su estilo de vida para apoyar su salud cardíaca y, en primer lugar, ayudar a prevenir el desarrollo de CVD.

Puede obtener más información sobre sus factores de riesgo, pruebas recomendadas y métodos de prevención sin medicamentos a través de los siguientes artículos: ” El colesterol no causa enfermedades cardíacas” y “¿Por qué su médico tiene una idea errónea del colesterol?“.

Origen: Las estatinas solo prolongarían la esperanza de vida unos días