En Venezuela 80 % de las viviendas son asignadas a la población más vulnerable

El 80 % de los 2 millones 7 mil hogares construidos hasta ahora por la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), se ha asignado a familias cuyos ingresos rondan entre 1 y 4 sueldos mínimos, personas que jamas hubiesen podido adquirir un techo en el mercado inmobiliario capitalista.

A pesar el bloque financiero impuesto por los Estados Unidos contra Venezuela, el ritmo de la construcción de vivienda por parte del Estado se mantiene. Los sectores más vulnerables han sido beneficiados gracias a que el gobierno ha logrado conjugar variables económicas y financieras con las capacidades de organización del poder popular. Hoy, cerca de 10 millones de venezolanos tienen techo propio, gracias a la GMVV.

Una de las estrategias de protección para garantizar el acceso a la vivienda obedece a la evaluación crediticia que se realiza sobre la base del ingreso familiar. Financiamiento que se otorga hasta por el 100% del monto de la solicitud, que conforme al valor del inmueble se le aplica una tasa de interés social que va del 4,66% al 10,66%. En este renglón destaca el Subsidio Directo Habitacional, que se concede en el marco de la Gran Misión Vivienda Venezuela para los núcleos familiares que cuentan con menos recursos, es decir, con ingresos que van entre uno y cuatro salarios mínimos.

De acuerdo con cifras presentadas por el ministro del Poder Popular para Hábitat y Vivienda, Ildemaro Villarroel, la GMVV construye estas casas a un precio promedio de 34 millones bolívares, monto que representa el «50% menos» de lo que puede costar un inmueble en cualquier país de Latinoamérica.

Según el artículo 6 de la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, número 41.662, publicada en fecha 26 de junio de 2019, el plazo máximo de pago para la adquisición de una vivienda se ubicó en treinta y cinco (35) años, y las cuotas mensuales ordinarias no superarán el 35 % del ingreso mensual familiar.

Recientemente, el presidente de la República, Nicolás Maduro aprobó como moneda para regir todas las compras, intercambios y financiamientos de viviendas a través de la criptomoneda nacional El Petro.

El mercado inmobiliario del país cambió en el momento que el presidente Hugo Chávez señaló «El problema de la vivienda no tiene solución en el capitalismo, aquí lo vamos a solucionar con socialismo, y más socialismo, vivir viviendo, para eso nació la GMVV».

Mientras la actividad de construcción de casas en las principales economías del mundo muestra una tendencia a la baja, un mercado -que según Oxford Economics- se reducirá hasta en 2,2% de su crecimiento para 2020, en contraste, la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) se consolida como el proyecto de construcción más importante.

AVN